miércoles, 17 de junio de 2015

A LA MIERDA NO, PERO AL RINCÓN DE PENSAR SÍ

Hay personas que aprueban leyes educativas, sean del signo que sean, anteponiendo los intereses de un partido político a las necesidades reales de la EDUCACIÓN.

Hay personas  que aprueban leyes educativas, sean del signo que sean,  sin saber el tiempo, el esfuerzo y el dinero que se necesitan para implantarse. 

Hay personas que aprueban leyes educativas, sean del signo que sean, sin darse cuenta de que los cambios en los sistemas educativos son inviables sin contar con el apoyo de las personas que los van a llevar a la práctica.

Hay personas  que aprueban leyes educativas, sean del signo que sean y que todos sabemos que van a ser efímeras, sin ser conscientes del daño que hacen al alumnado, a las familias y al profesorado. 

La implantación de una ley educativa no puede llevarse a cabo con éxito cuando la inmediatez de las siguientes elecciones generales condiciona todo el proceso.  


Hay personas que no se dan cuenta del trabajo, tiempo, dinero y esfuerzo empleados infructuosamente por los centros educativos, el alumnado, las familias, los departamentos de ordenación académica de las 17 consejerías de las comunidades autónomas, la Secretaría de Estado de Educación, los equipos directivos, los servicios de orientación, los servicios de inspección y las unidades de programas de las direcciones provinciales, los diversos departamentos de las facultades de educación, los centros de formación del profesorado, las comisiones de coordinación pedagógica y los departamentos didácticos de los centros, los organismos e instituciones educativas de las diversas administraciones... 
Hay personas que no se dan cuenta del tiempo y del esfuerzo empleados inútilmente por los profesionales de la educación en llevar a la práctica, de la noche a la mañana y sin que nadie les haya formado, este tipo de leyes que se aprueban y derogan con cada cambio de gobierno.



En septiembre de 2014 el Presidente del Gobierno pronunció estas palabras poco antes de retirar una propuesta de ley de otro ministerio) 

"Vamos a seguir trabajando por la cohesión, lo que no podemos tener es una ley que cuando llegue otro gobierno la cambie al medio minuto" 

¿Por qué no se hizo lo mismo con la Educación?


No voy a mandar a la mierda, aunque tenga ganas, a todas esas personas que aprueban leyes efímeras sin ser conscientes del trastorno que ocasionan a todos,  pero... del rincón de pensar, del rincón de pensar no se libran hasta las próximas elecciones generales.

Ojalá que sea la última ley que se aprueba en estas condiciones.

Los libros de texto pueden ser un ejemplo de los problemas que ocasionan:

Las familias de mis alumnos se gastaron más de 200 euros en septiembre de 2014 en libros de texto ya que se implantó QUINTO DE PRIMARIA (LOMCE)  en el curso 2014/2015.

Las familias de mis ya exalumnos se volverán a gastar más de 200 euros en septiembre de 2015 ya que se implanta SEXTO DE PRIMARIA (LOMCE)  el curso 2015/2016.

¿Qué pasará en septiembre de 2016? 

¿Habrá nueva ley y tendrán que comprar nuevos libros de texto cuando hagan PRIMERO de la ESO? 

¿Valdrán los del curso 2015/2016 que serán casi nuevos ya que se implanta en septiembre de 2015 la LOMCE en PRIMERO DE LA ESO?  

¿Volveremos a los de la LOE del curso 2014/2015?. 

Igual cambian el sistema educativo y regresamos  al 7º de EGB de los ochenta, que algunos añoramos a pesar de sus defectos, y así podremos reutilizar aquellos libros. 

Si tienen que comprar nuevos libros tampoco es ningún problema ahora que la macroeconomía va de maravilla. 

Mis alumnos habrán cursado 4º de Primaria con la LOE, 5º e igual 6º con la LOMCE y puede que 1º de ESO con otra ley. 

Ahora vas tú y se lo cuentas a los padres. 

De paso les dices que es imposible EDUCAR a sus hijos porque la ley permite en que estén matriculados hasta 30 niños por aula en Infantil y varios con necesidades educativas especiales y muchos no han ido ni a guarderías ni a escuelas infantiles hasta los tres años.  

Y mientras... el profesorado tuvo que dedicar con la anterior ley muchas horas a programar  los cuatro indicadores de la subcompetencia tercera del segundo bloque de contenidos de la competencia quinta; y el curso pasado con la LOMCE,  muchas más horas para aprender los tres estándares que se relacionan con el criterio de evaluación  CNMS 11.2, el objetivo cuarto del área y la competencia básica CPAA... 

Este curso en algunas comunidades se le ha dado gran relevancia a los datos y hechos concretos como el año de la conversión de Recaredo en 5º de Primaria, pero no sabemos lo que pasará el año que viene porque a veces,  todo depende de un diputado más o menos en la Asamblea o de algún transfuga o de una moción de censura...   


A la mierda no pero al rincón de pensar sí,   hasta las próximas elecciones 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada